Ir al contenido principal

La Ciencia de la Complejidad (CC)


Según Jones (2008), la Ciencia de la Complejidad ve al mundo con un lente de sistema abierto. Ese mundo es un gran sistema compuesto de numerosos microsistemas y reconoce que éstos pueden ser estudiados desde un punto de vista reduccionista, pero sin perder de vista que la totalidad del sistema no es la simple suma de las partes. En ese orden de ideas, Jaafari (2003) considera que la CC ha mostrado que el cambio sistémico no es un fenómeno mecánico, progresivo, ni lineal y cuyas causas y efectos, no pueden ser fácilmente identificadas. El origen de la CC se encuentra en la Teoría de los Sistemas Abiertos, no obstante, adiciona conceptos o principios, tales como: autoorganización, propiedades emergentes, no linealidad y atractores, entre otros.
Para Kunh y Woog (2007), la autoorganización se refiere a la capacidad de una entidad para evolucionar en formas organizadas en ausencia de restricciones externas y estímulos externos. Este principio de cambio ocurre cuando las entidades se organizan de cierto modo en respuesta a su ambiente interno y externo. La noción de lo emergente se refiere a la capacidad que tienen las entidades complejas de exhibir inesperadamente características no observadas previamente como características funcionales de las entidades. Por otro lado, los atractores sirven para organizar fuerzas o motivos; ellos tienen influencia sobre las entidades, así como el sol (un atractor), ejerce influencia sobre todos los planetas del sistema solar en lo referente a su movimiento y arreglo espacial. Los atractores están presentes en nuestra vida diaria, por ejemplo, una persona agradable y sociable es un atractor en una fiesta; otro ejemplo, son los atractores en base a los cuales la mayoría de los seres humanos, organizan su vida: trabajo, carrera profesional, religión...
De las ideas expuestas, es posible asumir que los conceptos derivados de la Ciencia de la Complejidad ofrecen una nueva perspectiva para analizar, interpretar y diseñar las organizaciones que requiere la presente era del conocimiento. Esa perspectiva percibe a las organizaciones como un sistema abierto y dinámico donde el orden y el desorden, la certidumbre y la incertidumbre se convierten en aliados que plantean amenazas organizacionales, pero también oportunidades que promueven la emergencia de organizaciones flexibles y adaptables a las necesidades de la sociedad. La CC proporciona una nueva manera de ver las diferentes aristas de una organización refereidas a la gerencia, cultura, procesos, estructura y talento humano, entre otros.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Kunh L., y Woog R. (2007). Fom Complexity Concepts to Creative Aplications. World Future. 63:176-193.
Jaafari A. (2003) Project Management in te Age of Complexity and Change. Project Management Journal. 34, 4; ABI/INFORM GLOBAL.
Jones M. (2008). A complexity Science View of Moder Police Administration. New York: State University of New York
Morgan G. (1997). Images of the Organization. Thousand Oaks. CA:Sage Publications.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SISTEMA COMPLICADO Y SISTEMA COMPLEJO: ¿Sinónimos?

Por Carlos Primera
En mucha ocasiones nos topamos en nuestras lecturas, con los términos sistema complicado y sistema complejo y cabe preguntarse: ¿tienen el mismo significado? ¿hay diferencias entre ellos? Para arrojar luces sobre el asunto, como primer paso haremos un análisis muy rudimentario desde el punto de vista etimológico y como segundo paso definiremos los términos sistemas complicados y sistemas complejos y finalmente, expresaré las conclusiones. Para cumplir con el primer paso, recurrí al DRAE (2001) con el propósito de conocer el significado de las palabras “complicado” y “complejo”. El DRAE indica que “complicado” es un adjetivo referido a: enmarañado, de difícil comprensión, compuesto de gran número de piezas y cuando se refiere a  una persona, expresa que es difícil de entender en cuanto a su carácter y conducta. Por otro lado, “complejo” indica que tiene raíces en la palabra proven…

Lazos de Retroalimentación.

En los sistemas existen dos tipos de retroalimentación: negativa y positiva. Para Louma (2006) la retroalimentación negativa ocurre cuando un sistema trabaja para mantenerse por sí mismo en una condición estable o de equilibrio, es decir, que siga funcionado tal cual lo está haciendo actualmente; cualquier desviación de ese estado deseado, activa acciones de corrección para retornar al estado indicado, si no lo logra, el sistema entra en un estado de desequilibrio. Por otro lado, la retroalimentación positiva no busca el equilibrio sino que refuerza, amplifica el estado actual del sistema, bien sea éste de equilibrio o desequilibrio. Como ejemplo, el autor cita las reacciones en cadena, las profecías autocumplidas y los círculos virtuosos/viciosos. Según Mitleton-Kelly (2003) cuando un sistema se encuentra fuera del equilibrio la retroalimentación positiva refuerza el comportamiento existente en ese sistema sea en la degradación del desorden o en la creación de un nuevo orden.

Plan Continuidad del Negocio (BCP)