Ir al contenido principal

Estructuras Disipativas

Para Morçol y Wachhaus (2009), los sistemas abiertos son dinámicos y en constante desequilibrio debido a su intenso intercambio de energía, materia e información, con su ambiente; debido a ese desequilibro, el sistema tiende a ser inestable, no lineal, no predecible y se ubica en las denominadas "condiciones lejos del equilibrio". Capra (1998) hace referencia a Prigogine con su Teoría de las Estructuras Disipativas y en ella se plantea que los sistemas abiertos son estructuras disipativas (ED); estas estructuras están sometidas a fluctuaciones internas que pueden alcanzar un punto de bifurcación, presentándose dos posibles opciones. En la primera, el sistema cambia a un nuevo orden irreversible y estructuralmente más estable, normalmente, producto de la autoorganización; en la segunda opción, el sistema entra en un proceso de caos donde su comportamiento es impredecible. En cualquiera de las opciones indicadas, el sistema está en continuo intercambio y disipación de energía, con respecto a su ambiente.
Autores como Morçol y Wachhaus (2009), Gemmil y Smith (1985), Goldstein (1989) y Portugali (2000), entre otros, consideran que el concepto de las ED invitan a una gerencia organizacional con menos control y más abierta, de tal manera que motive y propicie cambios organizacionales a través de procesos disipativos. Por ejemplo, los procesos disipativos organizacionales pueden disparase cuando se cambian las normas por las cuales se rigen los empleados, cambio en las formas de trabajo usuales o bien, una nueva gerencia con una paradigma diferente a la cultura actual, entre otros. Ante tales circunstancias, el sistema entra en un estado de no equilibrio y comienza un proceso intenso de importación de energía, información y materia con el objeto de organizarse por si mismo (autoorganización) para lograr un nuevo orden, sustentado en un nuevo equilibrio dinámico. Para lograr ese nuevo estado, lo empleados deben se individuos proactivos, innovadores, en constante aprendizaje y con poder de decisión para realizar los cambios necesarios enfocados en lograr la visión y la misión organizacional, compartida por todos los empleados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SISTEMA COMPLICADO Y SISTEMA COMPLEJO: ¿Sinónimos?

Por Carlos Primera
En mucha ocasiones nos topamos en nuestras lecturas, con los términos sistema complicado y sistema complejo y cabe preguntarse: ¿tienen el mismo significado? ¿hay diferencias entre ellos? Para arrojar luces sobre el asunto, como primer paso haremos un análisis muy rudimentario desde el punto de vista etimológico y como segundo paso definiremos los términos sistemas complicados y sistemas complejos y finalmente, expresaré las conclusiones. Para cumplir con el primer paso, recurrí al DRAE (2001) con el propósito de conocer el significado de las palabras “complicado” y “complejo”. El DRAE indica que “complicado” es un adjetivo referido a: enmarañado, de difícil comprensión, compuesto de gran número de piezas y cuando se refiere a  una persona, expresa que es difícil de entender en cuanto a su carácter y conducta. Por otro lado, “complejo” indica que tiene raíces en la palabra proven…

Plan Continuidad del Negocio (BCP)

Lazos de Retroalimentación.

En los sistemas existen dos tipos de retroalimentación: negativa y positiva. Para Louma (2006) la retroalimentación negativa ocurre cuando un sistema trabaja para mantenerse por sí mismo en una condición estable o de equilibrio, es decir, que siga funcionado tal cual lo está haciendo actualmente; cualquier desviación de ese estado deseado, activa acciones de corrección para retornar al estado indicado, si no lo logra, el sistema entra en un estado de desequilibrio. Por otro lado, la retroalimentación positiva no busca el equilibrio sino que refuerza, amplifica el estado actual del sistema, bien sea éste de equilibrio o desequilibrio. Como ejemplo, el autor cita las reacciones en cadena, las profecías autocumplidas y los círculos virtuosos/viciosos. Según Mitleton-Kelly (2003) cuando un sistema se encuentra fuera del equilibrio la retroalimentación positiva refuerza el comportamiento existente en ese sistema sea en la degradación del desorden o en la creación de un nuevo orden.